Sabe si su perro está sufriendo de IBD?

Reconoce los síntomas de su perro?

IBD Probleme Hund

CIBDAI se ha desarrollado debido al aumento de casos, cada vez más frecuentes, de perros con IBD (enfermedad inflamatoria intestinal). Con el objetivo de orientar a esos propietarios frustrados se ha creado esta herramienta que le facilitará un diagnostico muy aproximado. Si el IBD se detecta tarde puede tener consecuencias fatales para nuestro fiel amigo, y como siempre, un diagnóstico precoz es crucial para tener una buena calidad de vida.
Esta aplicación es educativa e informativa y en ningún caso, pretende sustituir un diagnostico veterinario, sino aumentar y compartir nuestros conocimientos de la enfermedad con los usuarios de la aplicación.
El objetivo es aumentar el conocimiento del IBD en los perros entre los propietarios afectados, que con nuestra experiencia encontrarán un buen asesoramiento con el fin de proporcionar ayuda a muchos de nuestros clientes de cuatro patas y al mismo tiempo, seguir mejorando continuamente el conocimiento experto de esta enfermedad con nuevos casos.
Por nuestros conocimientos sabemos que los síntomas de IBD no siempre son los mismos, por lo que le solicitamos que rellene el siguiente cuestionario, ¡y eso es todo!.
Al final de este completo cuestionario, recibirá un pre-diagnostico basado en un sistema de puntuación que la aplicación le ha ido dando. Por favor, entienda que este pre-diagnostico nunca debe sustituir a una visita veterinaria y debe ser corroborado por su veterinario.

La típica sintomatología del IBD, normalmente no ocurre por un único factor, suelen ser varios factores los que pueden llevar al perro a un IBD: genético hereditario, alimentación y parásitos (como Giardias), que en muchos casos son el desencadenante.
El IBD es particularmente visible en los perros de color claro como: el Golden Retriever, West Highland Terrier, Jack Russell, boxers y cruzados de pelaje claro y otras veces es muy evidente en perros jóvenes con pocos meses de vida (entre 4 y 5 meses).
El tratamiento sintomático con antibióticos o corticoides sólo proporcionará una mejora temporal pero nunca definitiva. Los ciclos de una "crisis intestinal" se intensifican y se hacen más frecuentes en el medio-largo plazo. La malformación de los microorganismos, la bajada del sistema inmunológico, y la aparición de las alergias alimentarias, es claramente lo que provocan este tipo de inflamación crónica intestinal.